Cervecería Hijos de Gelín. Cantabria

Seguro que si estás leyendo este artículo es porque has visito ya nuestra cervecería Hijos de Gelín o porque eres un gran amante de la cerveza, por lo que si todavía no has venido ¡ven a conocernos!

Mientras tanto hoy queremos hablar de la historia de la cerveza, esta bebida que ha cautivado durante años a millones de personas y cuya antigüedad es asombrosa. Y es que la primera receta escrita de cerveza data ya de los pueblos sumerios existiendo incluso catadores expertos.

En el Antiguo Egipto perfeccionaron la receta y se ofrecía como ofrenda a los dioses pasando a formar parte incluso de la dieta típica de la época por lo que no es extraño que las fábricas de aquel entonces produjeran hasta 4 millones de litros cada año.

En Grecia (776 A.C.) el vino de cebada era la bebida más popular de esta civilización y fueron grandes consumidores de ella.

Por su parte el Imperio Romano heredó esta cultura junto con su pasión por el vino por lo que creaban brebajes propios y ya existía un gran negocio en torno a ella sobre el año 0. Su nombre procede de esta época en la que se la denominó “cerevisia” y de ahí derivó a cerveza en castellano.

En la Edad Media con el triunfo de los bárbaros, la cerveza traspasa fronteras y se dirige hacia el norte de Europa y durante el imperio de Carlomagno en el siglo IX tiene una gran acogida en la forma de vida y los mercados.

En la Edad Moderna llegó hasta las islas británicas y la incorporaron también aunque ya se empezaron a distinguir entre las cervezas sin lúpulo y con lúpulo importadas de Europa Continental.

Es justo al final de la Edad Media cuando termina el final del monopolio de la cerveza llevada hasta el momento por los monjes para dar lugar a la producción de la cerveza con la “Ley de Pureza de 1516” en la que se establecía que debía tener sólo agua, malta, lúpulo y levadura.

En el siglo XVI se descubren los procesos de la baja fermentación comenzando a almacenar las cervezas fermentadas en bodegas subterráneas surgiendo así una fermentación más clara y estable.

Durante los primeros años de la Revolución Industrial en Inglaterra iban saliendo las cervezas de las casas y las pequeñas fábricas para venderlas hasta convertirse en una bebida popular a nivel mundial puesto que el ferrocarril era capaz de transportarla gracias a las innovaciones en envasado y refrigeración.

Y ya desde el siglo XX hasta ahora podemos encontrar una gran diversidad en el apasionante mundo de las cervezas y en Hijos de Gelín puedes degustarlas en perfecta compañía.