¿Te gustaría replicar la calidad de nuestra cocina en la tuya? Toma nota porque te explicamos cómo preparar una chuleta que no olvidarás con facilidad.

La receta de la chuleta perfecta

Aunque no lo creas, la chuleta perfecta comienza con la guarnición. En nuestro restaurante en Santander apostamos por las tendencias saludables. Por ello, te recomendamos preparar una buena ensalada cargada de vitaminas.

Cocina la guarnición

Elabora nuestra ensalada dejando una endivia y escarola en agua y hielo. Prepara una deliciosa vinagreta con guindillas de Ibarra y el vinagre de estas, pimiento del piquillo, aceitunas, zumo de limón y aceite de oliva. Monta la mezcla de la vinagreta y la escarola sobre las endivias.

Marca una exquisita chuleta

Solo necesitas un chuletón de 1,2 kg y escamas de sal. Administra generosamente las escamas de sal sobre la chuleta. No te preocupes, desaparecerán cuando la cocines.

Después, deberás poner aceite en una sartén hasta que su superficie quede cubierta. Cuando observes que el aceite esté bien caliente, deposita la chuleta, moviéndola para que absorba casi toda la grasa.

Cuando la chuleta se vea caramelizada por debajo, dale la vuelta. Resulta prioritario no pinchar la carne. Mientras la fríes ya por la otra cara, báñala tomando aceite de los lados de la sartén y repartiéndola por encima.

Cuando esté hecha, quítala del fuego y déjala reposar en la sartén. Si es necesario recaliéntala en el microondas antes de servir.

Ven a probar la chuleta perfecta

¿Te ha salido bien la chuleta? Para comprobarlo anota en tu calendario para cuando todo esto pase,  venir a degustar una de nuestras chuletas a Restaurante Gelín o Hijos de Gelín en Santander. Descubrirás cómo es la chuleta perfecta. ¡Porque comer bien es Santander!